El restaurante más feliz del mundo es el que lleva un joven con síndrome de down